sábado, 12 de marzo de 2011

Obesidad ¿Otro riesgo más de la anestesia general?


Un estudio reciente halla que los pacientes obesos son el doble de propensos que los pacientes no obesos a tener complicaciones graves de las vías respiratorias mientras están bajo los efectos de la anestesia general. Y los pacientes extremadamente obesos son cuatro veces más propensos a desarrollar tales problemas, según el informe.

En el estudio, los investigadores analizaron todas las complicaciones más importantes de las vías respiratorias que experimentaron los pacientes que recibieron anestesia general en el Reino Unido durante el periodo 2008-2009. El objetivo del estudio era identificar los acontecimientos que daban lugar a consecuencias graves, tales como la necesidad de introducir un tubo de respiración en la parte frontal del cuello, el ingreso a la unidad de cuidados intensivos (UCI), el daño cerebral o la muerte. El estudio, que aparece en línea el 29 de marzo de British Journal of Anaesthesia, tenía previsto su presentación para el miércoles en la reunión del Colegio Real de Anestesistas (Royal College of Anaesthetists, RCoA). "El informe es importante tanto para los pacientes como para los anestesistas", señaló el coautor del estudio, el Dr. Nick Woodall, anestesista consultor del Hospital de Norfolk and Norwich en el Reino Unido, en un comunicado de prensa del RCoA.

"La información permitirá a los pacientes obesos estar mejor informados sobre los riesgos de la anestesia y dar su consentimiento informado. Esperamos que nuestros hallazgos animen a los anestesistas a reconocer estos riesgos y a elegir las técnicas de anestesia de menor riesgo, como la anestesia regional, cuando sea posible, y también a prepararse para dificultades de las vías respiratorias cuando anestesien a pacientes obesos.

Los investigadores también examinaron las complicaciones mayores de las vías respiratorias en pacientes de la UCI y encontraron que los pacientes obesos eran más propensos a morir si tenían complicaciones de las vías respiratorias cuando estaban en la UCI, pero que el uso de un monitor de respiración llamado capnógrafo puede reducir en gran medida el daño cerebral y las muertes causadas por los problemas de las vías respiratorias. La ausencia de un capnógrafo contribuyó al 74 por ciento de estos tipos de eventos en las UCI durante el estudio.

Fuente: Royal College of Anaesthetists (Marzo 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario