viernes, 18 de marzo de 2011

Nueva guía para el control de la presión arterial en personas mayores


El control de la presión arterial en pacientes de edad avanzada es mucho más rentable que el tratamiento de los problemas cardiacos que se derivan de la hipertensión sin controlar. Sin embargo, muchos médicos no tratan la hipertensión en estos pacientes debido a que les preocupa, que al hacerlo, puedan aumentar su riesgo de muerte, explicó el copresidente del comité de redacción del Colegio Estadounidense de Cardiología y la American Heart Association, el Dr. Wilbert S. Aronow, profesor clínico de medicina del Centro Médico de Westchester y el Colegio Médico de Nueva York.

"El tratamiento de la hipertensión en las personas mayores es particularmente difícil porque en general suelen tener varios problemas de salud y una mayor prevalencia de factores de riesgo cardiovasculares y de eventos cardiacos", apuntó Aronow en el comunicado de prensa del ACC y la AHA. "También existe la necesidad de una mayor vigilancia para evitar los efectos secundarios relacionados con el tratamiento, tales como alteraciones electrolíticas, insuficiencia renal e hipotensión ortostática (un descenso de la presión arterial).

La finalidad de esta guía clínica es ayudar a los médicos a manejar de manera segura y eficaz la hipertensión en pacientes de edad avanzada. La decisión de redactar esta guía se basó en los resultados publicados en 2008 por el Ensayo sobre hipertensión en personas de edad muy avanzada. Este ensayo de gran tamaño encontró que el tratamiento de la presión arterial alta en personas de 80 años o mayores condujo a un 30% menos accidentes cerebrovasculares, 23% menos muertes cardiacas, 64% menos casos de insuficiencia cardiaca, y un descenso de 21% en la mortalidad por todas las causas.

Entre las recomendaciones de la guía clínica se encuentran:

•El monitoreo rutinario de la presión arterial, incluida la lectura de la presión arterial mientras el paciente está de pie.
•Los objetivos terapéuticos adecuados son niveles de presión arterial inferiores a 140/90 mm Hg en personas de 65 a 79 años, y una presión arterial sistólica (la cifra superior en una lectura de presión arterial) entre 140 y 145 mm Hg en personas de 80 años o más si lo pueden tolerar.
•El uso de medicamentos, cuando sea apropiado, debe basarse en la eficacia, la tolerancia, la presencia de otros problemas de salud y el costo.
•Al iniciar el tratamiento de medicamentos antihipertensivos, los médicos deben comenzar en general con la dosis más baja y aumentarla gradualmente según la tolerancia del paciente.
•También se debe animar a los pacientes a realizar cambios en el estilo de vida para prevenir y tratar la presión arterial alta.

Steinbaum estuvo de de acuerdo sobre todo con el último punto.
"El estilo de vida podría ser útil en la gestión de la presión arterial alta, mediante ejercicio, un consumo moderado de alcohol, no fumar y el seguimiento de una dieta baja en sal", señaló.

Fuente:
American College of Cardiology/American Heart Association

No hay comentarios:

Publicar un comentario