jueves, 22 de diciembre de 2011

Negándose a comer sano


Los Angeles Unified School District abrió nuevos caminos a principios del año 2011 cuando comenzó la eliminación de la comida basura y ofreció a los estudiantes comidas saludables. La decisión fue vista como un movimiento que podría inspirar a otros distritos en todo el país a hacer lo mismo.

Pero esta semana Los Angeles Times informó que los menús escolares se han tornado menos populares. Los estudiantes han estado tirando la comida y llevando su propia comida chatarra a la escuela, lo que obligó al distrito a recoger algunos de los alimentos que trabajaron tan arduamente para reemplazar.

Mucha de la comida está siendo rechazada en forma masiva. La participación en el programa de almuerzos escolares se ha reducido en gran cantidad. Los directores informan de residuos masivos, con cartones de leche sin abrir y platos sin ser probados que se tiran. Los estudiantes están abandonando el almuerzo, y algunos dicen que están sufriendo de dolores de cabeza, dolores de estómago e incluso anemia. En muchas sedes, un mercado clandestino de las papas fritas, dulces, hamburguesas de comida rápida está prosperando.

Fuente: New York TImes

No hay comentarios:

Publicar un comentario