sábado, 30 de abril de 2011

Lista de las 5 principales recomendaciones para mejorar la atención primaria


Tal vez inspirados en una página de la lista de las 10 principales recomendaciones de David Letterman, los autores de un informe reciente presentaron una lista de las "5 principales" acciones para cada una de las disciplinas de la atención primaria medicina de familia, medicina interna y pediatría a fin de contribuir a ahorrar dinero y preservar los recursos de salud.

Ninguna de las sugerencias es particularmente nueva, y han sido validadas por los resultados de estudios; sin embargo, pocos clínicos parecen estar poniéndolas en práctica, comentó Smith.

Estas son las 5 principales recomendaciones para cada disciplina:

En el caso de la medicina de familia:
•Evitar la realización de imágenes a causa del dolor en la parte baja de la espalda durante seis semanas, a menos que se presenten señales de alarma.
•Reducir la prescripción de antibióticos contra las infecciones de los senos paranasales, pues la mayoría son virales.
•Evitar las evaluaciones cardíacas en los pacientes asintomáticos y con riesgo bajo.
•No someter a las mujeres menores de 21 años ni a aquellas que tuvieron una histerectomía por enfermedad benigna a pruebas de Papanicolau para la detección del cáncer de cuello uterino.
•Limitar las pruebas de la densidad ósea para la detección de la osteoporosis, conocidas como absorciometría dual de rayos X (dual-energy X-ray absorptiometry, DEXA), a las mujeres de 65 años y mayores y a los hombres de 70 años y mayores que, además, tengan factores de riesgo, como aquellos que ya han sufrido fracturas.

En el caso de la medicina interna:
•Postergar la realización de imágenes a causa del dolor en la parte baja de la espalda.
•No ordenar paneles de química sanguínea (un conjunto de 8 análisis de sangre para evaluar la función renal, el azúcar en sangre y otros indicadores de salud) ni urianálisis en adultos sanos y asintomáticos, ya que los perfiles lipídicos (de grasas) por sí solos arrojan la mayoría de los resultados positivos.
•Abstenerse de ordenarles evaluaciones cardíacas a los pacientes sanos.
•Recetar estatinas genéricas (fármacos para reducir el colesterol) antes que las de marca.
•Limitar las pruebas de la densidad ósea a los pacientes mayores que estén en riesgo.

En el caso de la pediatría:
•Evitar la prescripción de antibióticos contra el dolor de garganta, a menos que una prueba revele sin lugar a dudas la presencia de la bacteria Streptococcus (faringitis estreptocócica).
•Evitar la realización de pruebas por imágenes a causa de las lesiones leves en la cabeza cuando no haya factores de riesgo como la pérdida del conocimiento.
•Adoptar una actitud de espera y observación en torno a las infecciones del oído medio antes de referir al paciente donde un especialista.
•Recomendarles a los padres que no les den a sus hijos medicinas para la tos y el resfriado de venta sin receta.
•Asegurarse de que los pacientes asmáticos usen adecuadamente los corticosteroides, ya que esto reducirá los episodios de asma.

Varios de los puntos aquellos relacionados con la evaluación cardíaca, el uso excesivo de antibióticos, las pruebas de la densidad ósea y las imágenes de la parte baja de la espalda aparecieron en más de una categoría.

Pero uno de los puntos no ordenarles paneles de química sanguínea ni urianálisis a los adultos sanos y asintomáticos solo recibió el apoyo débil de los médicos practicantes que pusieron en práctica las sugerencias.

"Estos son, sin duda, aspectos importantes", comentó el Dr. Lawrence C. Kleinman, un médico de atención primaria y profesor adjunto de pediatría de la Facultad de Medicina Mount Sinai en la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, también señaló que "las listas fueron elaboradas con ciertos matices, que [es] útil e importante incorporar en la comprensión de esto".

Fuente: Archives of Internal Medicine

No hay comentarios:

Publicar un comentario