miércoles, 27 de junio de 2012

¿Aumentar la testosterona?

Un editorial publicado en The Medical Journal of Australia, describe los cambios en los patrones de prescripción de testosterona en Australia desde 1992 hasta 2010. Se informa que ha habido por lo menos un aumento del 200% del gasto total en prescripciones, teniendo en cuenta la inflación y el crecimiento demográfico; sin embargo, no ha habido un cambio en las indicaciones aprobadas para el uso de la testosterona (deficiencia de andrógenos debido a trastornos del eje hipotalámico-hipofisario-testicular) o en la frecuencia de las enfermedades para las que está aprobado.

Más bien, siguiendo el ejemplo de Europa y Estados Unidos, gran parte del reciente aumento de la  prescripción de testosterona parece ser para las condiciones como la disfunción sexual masculina y la "andropausia". Existe un debate acerca de la validez de la andropausia como un concepto (por no hablar de su diagnóstico), y la deficiencia de testosterona es una causa poco frecuente de la disfunción sexual masculina. Se sospecha que una fuerte campaña de marketing ha llevado a la sobreexplotación de la testosterona como un tónico para la disfunción sexual masculina y el envejecimiento, sin evidencia adecuada.

El acceso al artículo completo se tiene en el siguiente enlace: Artículo

No hay comentarios:

Publicar un comentario